Por el cepo, los proyectos de energía renovable pueden entrar en default

linkedin twitter facebook facebook
Por el cepo, los proyectos de energía renovable pueden entrar en default
 
 

23/10/2019
 
 Las restricciones cambiarias implementadas por el Banco Central el domingo 1° de septiembre, como medida de urgencia ante la crisis económica y la disparada del dólar, provocó que los proyectos de energías renovables no puedan afrontar sus deudas en el exterior. Esta situación pone en peligro la continuidad de los proyectos del programa Renovar.
En concreto, las compañías no están pudiendo concretar los repagos en dólares de la deuda que asumieron con bancos de desarrollo extranjeros para la construcción de los parques, sobre todo los desarrollos eólicos y solares. 
“Esto puede ser un jaque mate para los proyectos”, sentenció un alto ejecutivo de una empresa líder del sector en diálogo con Econojournal. Y agregó que “por el incumplimiento de las deudas hoy podrían dispararse las cláusulas de default que tiene el programa Renovar”. 
“Esto significa que por el cepo hay un riesgo jurídico, que si bien no estamos discutiendo ahora mismo, está muy latente”, indicó la misma fuente. Y agregó que “si esto no se soluciona, puede traer una avalancha de juicios contra el Estado”.
El gobierno y directivos del Banco Central están al tanto de esta situación. Si bien hubo funcionarios que en los últimos días señalaron que el Ejecutivo está preparando una medida que pueda paliar este riesgo, lo concreto es que el tiempo pasa y no hay ninguna comunicación oficial.
Originalmente, en el programa Renovar está cubierta la transferibilidad y convertibilidad de las divisas. Es decir, cuando Cammesa, la compañía mixta que administra el mercado eléctrico, paga la energía renovable en el marco de un contrato PPA (Power Purchase Agreements), los proyectos reciben pesos por la energía inyectada al sistema y, de este modo, pueden acceder al mercado de cambios para afrontar los cumplimientos en dólares en el exterior. El cepo generó una alteración en este esquema original del programa Renovar. 
“La consecuencia de las restricciones cambiarias es que los proyectos no pueden pagar sus deudas y esto es un default, porque es un claro incumplimiento de los repagos”, explicó el ejecutivo, que también señaló que “no se puede establecer de manera generalizada si hay un default de todos los proyectos eólicos y solares porque hay que ver caso por caso, pero estamos muy al límite y están dadas las condiciones concretas (para el default)”.
“Por el momento no tenemos respuesta del Banco Central, están trabados los financiamientos para la Argentina porque no está claro cómo se va a operar. El cepo implementado en septiembre le pegó muy fuerte al sector de renovables y es imposible continuar de esta manera”, remarcó la misma fuente.
El programa Renovar está estructurado con una “cascada de garantías”: los proyectos obtuvieron financiamiento con bancos de desarrollo (europeos, chinos y estadounidenses) y con respaldo del Fondo para el Desarrollo de Energías Renovables (Foder), que a su vez tiene garantía del Banco Mundial. En este esquema, si se ejecutan esas garantías el que está siempre atrás es el Tesoro del Estado argentino.
“El problema no pasa por Cammesa porque la empresa está pagando por la energía. El inconveniente está en los fideicomisos, que son los que están en garantía y es desde donde se fondean todos los recursos con que después se repaga en los bancos. En la medida en que no haya una solución, se siguen acumulando montos. Por esto es que se llegó al escenario de default para los proyectos, porque no se van cancelando las deudas. Si esto no se soluciona, se pueden disparar cláusulas de default”, explicó el ejecutivo. 
La medida
Desde el sector privado esperan que desde el gobierno y el Banco Central se implemente un paliativo que lleve a los proyectos a un escenario previo al 1° de septiembre. Es decir, que con los pesos que obtienen los proyectos a través de Cammesa por el pago por la energía renovable generada, las empresas puedan acceder al mercado de cambios y repagar las deudas en el exterior. 
El reclamo aplica tanto para las compañías que estructuraron su deuda con bancos de desarrollo extranjeros como para los fideicomisos, que centralmente están en estructuras de financiamiento conocidas como Project Finance, y también para los fabricantes instalados en el país.
Las compañías de energía renovable creen que el reclamo al gobierno para superar esta situación de default “es legítima” porque es un sector que en los últimos años tuvo una “inversión genuina” y que “no trajo dólares desde el exterior para comprar Lebacs o Leliqs y salir con una renta a los 30 días”. “Nosotros tenemos inversión directa para la economía real, los dólares del sector renovable no fueron de la plaza local, son dólares que vinieron desde el exterior para financiar los proyectos y ahora hay que repagar”, concluyó el ejecutivo.
 
Fuente: EconoJournal